Quiste y Lipoma

Quistes

Hay diferentes tipos de quistes. El más común és el quiste epidérmico, también conocido como quiste sebáceo. Se presenta como un nódulo subcutáneo, del mismo color que la piel, blanquecino o amarillento, de tamaño variable y de consistencia elástica. Tiene una cápsula que recubre su contenido, formada por queratina.

El tratamiento más eficaz para un quiste epidérmico es la extirpación quirúrgica que se puede realizar en el consultorio del médico con anestesia local. Se extrae todo el contenido del quiste junto con la cápsula. Cuando no se extrae la cápsula, el quiste puede volver a formarse.

Consejo: Los quistes no deben exprimirse, ya que esto puede causar una infección.

 

Lipomas

Los lipomas son tumores benignos de células grasas. Aparecen en la piel como nódulos subcutáneos redondeados, de consistencia blanda y de distintos tamaños.

Los lipomas pequeños no requieren tratamiento. Las indicaciones para la extirpación de un lipoma incluyen malestar estético, dolor, limitación funcional y agrandamiento.

En general, la cirugía para la extirpación de un lipoma es sencilla y se puede realizar en el consultorio del dermatólogo con anestesia local. Se realiza una incisión lineal en la piel donde se elimina todo el contenido del lipoma, dejando una pequeña cicatriz. En algunos casos, se realiza un examen de imagen (ultrasonido) antes de la cirugía para evaluar mejor el tamaño y la profundidad del lipoma.