Biopsia

La biopsia es un procedimiento en el que un pequeño fragmento de la piel o de la mucosa es retirado para estudio patológico con el objetivo de diagnosticar una enfermedad o un tumor dermatológico. Se lleva a cabo en el consultorio con anestesia local. Existen diferentes técnicas para la realización de la biopsia de piel. La técnica que el dermatólogo elije dependerá del tipo de lesión a ser estudiada. El fragmento de piel se envía al médico patólogo que emite un informe con el diagnóstico microscópico de la lesión. El cuidado postoperatorio indicado por el dermatólogo es muy importante para facilitar la cicatrización y evitar infecciones.

 

Las técnicas de biopsia más utilizadas son:

• Punch: se utiliza un dispositivo cilíndrico con superficie cortante similar a una pluma. Al girarlo, remueve una pequeña columna de piel hasta la capa de grasa. Causa una pequeña herida que se suele suturar.

• Biopsia incisional: es el retiro de la lesión y su objetivo es solamente para fines de diagnóstico. Puede ser llevada a cabo utilizando el punch o bisturí en donde fragmentos de piel más grandes y profundos son extraídos. Se utiliza para diagnóstico de tumores, ampollas, paniculitis o procesos inflamatorios profundos.

• Biopsia escisional: es la extirpación completa de la lesión con un pequeño margen de piel normal alrededor. Es la única técnica de biopsia en donde el análisis de márgenes quirúrgicas puede ser realizado con seguridad. Indicada para tumores y en lesiones melanocíticas. Por lo general, la extracción se realiza en formato fusiforme o en elipsis para permitir una cicatrización cosméticamente más adecuada.

Biópsia excisional
Biopsia escisional