Eliminación quirúrgica de lunares

Los lunares melanocíticos, también llamados “signos”, son lesiones generalmente de color marrón, planas o elevadas y de diferentes tamaños. Pueden ser congénitos, cuando están presentes al nacer, o adquiridos, cuando aparecen desde la niñez hasta alrededor de los 30 años.

La eliminación de um lunar puede ocurrir por dos motivos: por razon estético que molesta el paciente o cuando la lesión tiene características sospechosas de malignidad.

La cirugía para extirpar un lunar se puede realizar en el consultorio del médico, con anestesia local. El dermatólogo extirpa toda la lesión con un bisturí y, en la mayoría de los casos, se sutura la piel adyacente dejando una pequeña cicatriz en su lugar. El material extraído siempre se envía para análisis histopatológico. La recuperación suele ser rápida. Los vendajes se realizan en casa y el paciente regresa al consultorio para extrair los puntos en 7 a 14 días.