Electrocirurgía cutánea

La electrocirugía es un procedimiento en el que se aplica una corriente eléctrica de alta frecuencia para corte y coagulación del tejido, utilizándose un bisturí electrónico.

Es ampliamente utilizado en dermatología para remoción de lesiones benignas (fibromas, verrugas, hiperplasias sebáceas, queratosis seborreicas), para el tratamiento de algunos tipos de cánceres de piel y también para la coagulación de vasos sanguíneos durante una cirugía.

El procedimiento puede ser realizado en el consultorio bajo anestesia tópica o inyectable. La recuperación es rápida, el paciente retoma sus actividades en el mismo día y la herida cicatriza en hasta quince días